Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

Anita

Amante de la moda, el arte y ante todo de la creatividad. Continuamente pasan ideas locas por mi cabeza que tengo necesidad de traer al mundo real.

La época de besar sapos

 

Todavía están las que se creen que de tanto besar sapos un día llega el príncipe azul. Mirar chicas, si queréis dejar de besar sapos dejadlo, pero por mucho sapo que os encontréis por el camino el príncipe no va a aparecer antes. Eso sí, cuantos más sapos beséis más preparadas estaréis para recibir al príncipe. Y no me refiero a lo que estáis pensando… ¡cochinas! Me refiero a que cuanto más conozcas las rarezas (que hay unas cuantas) del género masculino, pues menos disgustos os llevaréis.

La época de besar sapos es divertidísima. Siempre hay que saber reconocer esa época de nuestra vida, y ser conscientes de que en ella no vamos a encontrar al príncipe. Pero es imprescindible,  divertida, loca… y nos da una extraña seguridad. Ligar siempre le sube a una la autoestima.

Y ahora voy al topicazo, lo siento. Pero cuando se trata de príncipes azules, hay que sacar tópicos. “ÉL” llegará cuando menos te lo esperas (¡toma ya!). Cuando vas a tirar la toalla, cuando ya has pasado la época de los sapos, cuando te lo has pasado tan bien que seguir pasándolo bien te aburre, ¡zasca! Esto es así amigas mías.

Si eres de las que están en la época de besar sapos, pues disfruta bonita. Pero disfruta sin rayadas mentales, no olvides nunca; y digo NUN-CA, que son sapos babosos. ¿Quién quiere un sapo? Tú príncipe no va a llegar por el momento.

Si con los sapos ya no te lo pasas tan bien, ya no estás en el punto de hacer el loco y salir hasta las 8:00 am, y estás en ese punto idílico de soñar con el príncipe, pero el tío en cuestión tarda en llegar, pues cálmate. Si te pones nerviosita les espantas. ¡Ah! Y pon punto y final a la época de los sapitos, que si ya te has cansado es por el algo.

Y ahora voy a por vosotras, a por las locamente enamoradas que nunca pensaron que llegaría ningún príncipe. Lo sé, cuando llegó el definitivo no le hicisteis el menor caso porque ya estabais mentalizadas de que la soltería tenía su lado bueno. Pero alguna señal hubo que sabíais que él era vuestro Capitán Smith, vuestra Bestia. Pues para vosotras mi consejo es que  disfrutéis, que seáis felices, y que deis casi tanto amor como el que merecéis recibir.

 

                           lifestyle_besando sapos

 

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh!

 

Imágenes I Pandabuzz

 

Comentarios