Anita

Amante de la moda, el arte y ante todo de la creatividad. Continuamente pasan ideas locas por mi cabeza que tengo necesidad de traer al mundo real.

Encuentra lo que amas y deja que te mate

“Find what you love, and let it kill you” (Bukowski). Me enseñaron esta frase hace un par de años, y desde entonces se ha convertido en el lema que guía mi vida. 

Una semana tiene ciento sesenta y ocho horas, de las cuáles cincuenta las pasamos durmiendo, y cuarenta trabajando. Esto supone tener tres días y un poquito más para disfrutar de lo que nos dé la real gana; siempre que no tengamos ataduras familiares, personales… Con estos numeritos no quiero agobiaros, sólo quiero animaros a que busquéis un trabajo que aporte un granito de arena a vuestra felicidad, porque cuarenta horas son muchas horas.

Hoy por hoy, las cosas no están para ponerse a escoger. Entiendo que ahora mismo estéis pensando: “¡Mira ésta qué lista!”. Sé que hay que vivir, que las cosas cuestan dinero y que todo está mal pagado.  Pero si nos van a pagar mal, al menos que nos paguen mal por algo que disfrutemos haciendo, ¿No os parece?

Lo que quiero decir con este post, es que no os conforméis. Ir desmotivados al trabajo puede afectar al resto de facetas de nuestra vida.

Mi consejo es que dediquéis el tiempo que consideréis necesario para descubrir qué es lo que realmente os apetece. Hay que marcarse un objetivo, definir los escalones que hay que ir subiendo, y aunque el camino sea duro, si sabes que el final de la senda tiene como recompensa tú pasión, el camino habrá merecido la pena.  

El tema salarial es otro asunto. Yo sólo puedo deciros que hace ya unos años que decidí sacrificar el salario por mis pasiones, entre ellas trabajar en moda. Es verdad que me cuesta llegar a fin de mes, no todo es de color de rosa, pero la satisfacción personal lo puede todo.

¿Qué quieres ser de mayor? Y ahora que ya eres mayor, ¿Eres lo que querías? 

 

                          

 

Imágenes I Wasanga.com 

Imágenes I Alexia Ker