5 trucos para tener un pelo sano en verano

  El verano está a la vuelta de la esquina, y con él llegan las ganas de disfrutar al aire libre, las tardes de tapas, la playa, la piscina… Todas sabemos que debemos cuidar nuestra piel en esta época para contrarrestar los efectos nocivos del sol. Pero más de una vez nos ha pasado que al final del verano nos encontramos con un pelo mustio y desnutrido, más seco que las hojas que empiezan a caer de los árboles, y todo el esfuerzo que hemos hecho el resto del año se ve arruinado. El calor deshidrata y debilita el pelo mientras que el cloro y la sal del agua lo quiebran. Por eso hay que protegerlo especialmente en esta época. Si este año quieres lucir una melena 5 estrellas sin dañarla, sigue estos consejos: 1. Moja tu pelo con agua limpia antes de bañarte. El pelo es como una esponja y absorbe el primer líquido al que es expuesto. Pero todo tiene un límite y el pelo no iba a ser menos. Por lo que si antes de nadar te mojas el pelo con el agua de la ducha o con el agua de una botella traída de casa, absorberá mucho menos cloro y agua salada. ¡Cuanta más agua limpia absorba el pelo mejor! mojar_pelo 2. Hazte una coleta desenfadada. Con el pelo recogido los rayos de Sol afectan solamente a la capa superior del pelo, protegiendo todas las demás. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no se deben usar gomas que tengan piezas o adornos metálicos y tampoco te la hagas con el pelo muy estirado ya que estas dos cosas hacen que se rompa con mayor facilidad. 3. Cubre tu pelo.  Los sombreros oversize, además de estar de moda y quedar genial con tu look veraniego, ayudan a proteger tu pelo de los rayos del Sol. No lo dudes, es una pieza que no puede faltar de tu armario. 4. No apliques calor.  El pelo se seca rápidamente en verano, así que no uses el secador ni la plancha y ayudarás a que no se rompa. Si te recoges el pelo en un par de trenzas o un moño mientras se seca, conseguirás ese beach look que a todas nos encanta.secar_pelo 5. Protege y nutre. Una pequeña ayudita nunca está demás. Asegúrate de usar un protector solar para cabello con al menos un factor de protección FPS15. Además, aplica una mascarilla reparadora al menos una vez por semana para contrarrestar cualquier daño que no hayas podido evitar.