Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

agnesdeer

Directora de Contenidos en Madaísh // Colecciono cosas bonitas en mi Instagram. Adicta a los vestidos femeninos, zapatos masculinos y labios rojos. Madrileña de adopción, parisina de corazón. Feliz a tiempo completo.

Raf Simons, una fuerza de la naturaleza

En el mundo de la moda, puedes dividir a la gente en 2 grupos: gente que tiene una estética que perdura para siempre… y los que van saltando. Una temporada es esto; a la siguiente, es algo completamente diferente. Siempre supimos que Raf Simons pertenece al segundo. ¿Quieres más? ¡Sigue leyendo!

Raf Simons es comprometido pero a la vez remoto, seductor como un chico misterioso al que entrevés en el vestíbulo de la universidad. Su rostro es bello, con contrastes: marciales cejas negras encima de la mirada indefensa de unos ojos azul oscuro, una boca curiosamente apretada, la mandíbula inferior un poco adelantada. Odia que le hagan fotos. Lleva el pelo corto y peinado hacia adelante. Con 48 años tiene el cuerpo larguirucho de un adolescente alto.

No lleva reloj pero sí un antiguo teléfono móvil (que de smart no tiene nada), con el que dice que manda mensajes más rápido que nadie en el mundo. Se viste como un estudiante, el cuello de una camisa roja visible bajo el cuello redondo de un jersey oscuro con parches en los codos, pantalones oscuros. Las filas de unas rebeldes cabezas de tornillo en los lados de sus zapatos de cordones negros de Prada son lo único que señala la impertinencia de la moda.

Raf fue contratado en 2012 para sustituir a John Galliano en Dior, entrando así en la línea papal de diseñadores que han aplicado sus talentos a la casa desde la muerte de Christian Dior, siguiendo a Saint Laurent, Bohan, Ferré y Galliano. Simons, siempre refinado y atento, llevó el espíritu de Amberes que revolucionó la ropa en los años 90 al negocio de la moda de alto perfil.

De desarrollarse en desfiles de moda masculina que exaltaban a adolescentes delgados y la cultura radical a hacer hermosa ropa para mujer bajo la firma de Jil Sander en 2005, Raf Simons no era un recién llegado al eslabón más alto de la moda femenina. Pero Dior es Dior. Y las circunstancias de la llegada de Raf a la casa no podían haber sido más dramáticas. En febrero de 2012, fue despedido de Jil Sander dos días antes del desfile que se convirtió en su repentina despedida. ¿Y después de Dior, qué le depara el futuro?

Imágenes || Alarca, Interview Magazine

Comentarios