agnesdeer

Directora de Contenidos en Madaísh // Colecciono cosas bonitas en mi Instagram. Adicta a los vestidos femeninos, zapatos masculinos y labios rojos. Madrileña de adopción, parisina de corazón. Feliz a tiempo completo.

Por qué no creo en las normas de moda

El otro día iba en el tren al lado de un grupo de chicas de unos 12 años, 13 como mucho. Una se quería comprar unos vaqueros y les contaba a las otras que no gustaban los pantalones de cintura alta porque eran súper incómodos pero que son los que “tenía que llevar” porque ella tenía forma de “pera”.

Otra chica le aconsejó que se los comprase negro o azul oscuro para que le hiciesen las piernas más delgadas y con algo blanco en la parte de arriba. La chica “pera” preferiría tener forma de “manzana” porque no podría llevar tops ajustados pero, al menos, podría llevar vestidos cortos y shorts en verano. Y todas de acuerdo.

Así leída, esta situación puede resultar absurda pero a su edad a mí también me preocupaba mi cuerpo, mis defectos y lo que tenía bonito. Y eso es porque, de siempre, las normas de moda, mandan. Están en todas las revistas y páginas de moda y todo el mundo las conoce, incluso niñas de 12 años. ¿Y por qué no creo en estas normas? Porque lo más normal es que nos hagan creer que tenemos que estar delgadas para ser atractivas según los ideales de hoy en día cuando lo realmente importante es vestir para gustarte, expresarte y divertirte.

Seguir las normas de moda es vestirte para esconder o realzar tu cuerpo. Con honestidad, cuando algo “queda bien” realmente estamos diciendo que “te hace más delgada, alta, con más o menos curvas” lo que sea que se considere “correcto”. Las chicas del tren no hablaron ni por un minuto de qué tipo de pantalones les gustaban o querían llevar, hablaban de qué tipo de vaqueros les harían las piernas más delgadas y cuáles “podían” llevar.

Y eso es precisamente lo que las normas de moda transmiten a las mujeres: que el objetivo primero y más importante de la ropa es manipular, esconder o minimizar su cuerpo.

Imágenes || Muus, GAP