Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

agnesdeer

Directora de Contenidos en Madaísh // Colecciono cosas bonitas en mi Instagram. Adicta a los vestidos femeninos, zapatos masculinos y labios rojos. Madrileña de adopción, parisina de corazón. Feliz a tiempo completo.

El problema de la baja autoestima

Muchas de nosotras estamos acostumbradas a sentirnos mal con nosotras mismas. Se convierte en algo normal. Nos gustaría terminar con eso y que todas descubriésemos nuestra belleza interior y exterior. ¿Cuándo empieza este problema? ¡Sigue leyendo!

¿En qué momento la araña de las inseguridades se hace camino hacia nuestro cerebro y empieza a envenenar nuestra inocencia? ¿En qué punto, como mujeres, empezamos a pensar en nosotras mismas de manera negativa? Hay las pocas afortunadas que nunca piensan así, que viven sus vidas sin pensar sobre lo que han comido o preguntándose si sus vaqueros se han encogido o sintiéndose incómodas en un bañador, pero para el resto de nosotras, eso es la vida, parte de ser una chica.

¿Cuándo empieza? No recuerdo muchas cosas de la infancia pero estoy segura de que no estaba escondiendo mi tripa de bebé para impresionar a los otros niños de 18 meses del parque. Para mí, el pensar en mi apariencia empezó en sexto. Empecé en una escuela nueva, muy moderna, llena de estudiantes inteligentes. Me hice amiga de un grupo de chicas que solían comentar el menú del comedor mientras comíamos, y de golpe me di cuenta de que la comida era algo en lo que la gente “pensaba”.

El verano siguiente fue el primero en el que dije que no a un helado. Si algún día tengo una hija, no quiero que se sienta nunca así. Daría lo que fuese para evitar que se sintiese así. Tenemos que hacer un cambio ya, olvidarnos de los “ideales” que nos han enseñado a conseguir y parar de estar dominadas por el miedo. Miedo a disfrutar nuestra comida… o permitir a nuestros cuerpos ser de la talla que quieran ser… o de saltarnos el gimnasio.

Y estos miedos no se limitan al peso; también tenemos miedo a no ser suficientemente interesantes o ingeniosos o divertidos o inteligentes o fuertes. Básicamente, nos inmoviliza el miedo a no ser suficiente, en general. Me pasé el primer año después del instituto, leyendo las noticias como si fuese mi trabajo, porque tenía miedo a no parecer lo suficientemente lista en la universidad. Hemos aprendido, o al menos yo he aprendido, a tener miedo a ser imperfecta y a ser humana.

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh

 

Imágenes || Marc and Angel, Esty

 

 

Comentarios