Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

agnesdeer

Directora de Contenidos en Madaísh // Colecciono cosas bonitas en mi Instagram. Adicta a los vestidos femeninos, zapatos masculinos y labios rojos. Madrileña de adopción, parisina de corazón. Feliz a tiempo completo.

Cómo organizar tu armario

Ya casi ha pasado una semana de 2016, lo que significa que muchas de nosotras tenemos una nueva lista de metas que nos gustaría haber conseguido al final de este año: aprender caligrafía, beber menos alcohol, empezar a hacer deporte, viajar al extranjero, ahorrar más… Ya sabéis, lo normal.

Desafortunadamente, los resultados son un poco peores de lo esperado. En el caso de que hayamos prometido conseguir un cambio drástico en nuestras vidas, no aguantamos más que hasta mediados de febrero (como mucho). Si realmente quieres ir tachado cosas de tu lista, empieza por lo pequeña y ponte metas razonables. (Lo explicamos en este artículo).

¿Qué os parecería una re-organización de armario? Ninguna locura, simplemente asegurarnos de que tenemos suficiente espacio para lo que nos ponemos y sacar lo que no. Este año, vamos a intentar ordenar nuestro pequeño armario de la manera más efectiva posible.

Haz que sea un reto divertido. Lo primero es lo primero: si vas a tomártelo con prisas para terminar lo antes posible, lo más seguro que es que tu armario no aguante ordenado más de un par de semanas. Como con la mayoría de propósitos, despacito y buena letra es la combinación ganadora. Acéptalo y resérvate un día para hacerlo. Para pasar el aburrimiento puedes ponerte una serie o música que te guste mientras doblas jerséis.

Repasa todas las piezas de ropa, una por una. Dependiendo de la ropa que tengas en el armario, esto te puede llevar un tiempo, pero vale la pena. Te recomendamos hacer un montón encima de la cama y luego ir cogiendo cada prenda y preguntarte: “¿Esto me hace feliz?” Si la respuesta es sí, se queda. Si no, fuera.

Planea que vas a hacer con la ropa que ya no quieras. Si puedes donar y/o vender tu ropa, deberías. Sea la cantidad que sea, habrá una tiende de Humana o una organización que estarán locos de alegría de recibir tu ropa.

 

Imágenes || Buzzfeed, Ikea

Comentarios