Belleza 579

Cómo cuidar el cabello decolorado este verano

El cabello decolorado mola mucho, es un hecho. El rubio platino hace girar cabezas y volver las miradas para fijarse bien. Además, es el tono de moda. Pero tiene un alto coste: es una gran agresión al cabello, por los compuestos químicos que se necesitan para obtener resultados.

Además requiere cuidados extra para que el cabello esté sano (hidratado y con brillo) y el color quede óptimo por más tiempo. El agua oxigenada puede eliminar el pigmento de la hebra capilar y modificar su cutícula. Eso hace que el pelo pierda su proteína, debilitando y resecándolo. Por esto, sobre todo en verano, cuando el sol y las altas temperaturas inciden directamente sobre el cabello, hay que intensificar los cuidados al pelo decolorado, que tienen que ser constantes.

1. Para empezar, acude a un profesional a la hora de decolorarte. Es mejor no hacerlo en casa la primera vez. Un estilista capilar lo hará mejor y te recomendará cómo cuidar el cabello.

2. Espera un par de días para lavarte el pelo después de la decoloración. Eso dará tiempo a que los pigmentos se fijen bien y el sebo del cuero cabelludo actuará como un aceite protector natural ante la agresión que implica la coloración. Cuando lo laves, utiliza un champú y un acondicionador especiales para pelo decolorado.

3. Mantén tu cabello hidratado para evitar la sequedad, las puntas abiertas y la excesiva porosidad de la fibra (algunas de las consecuencias más habituales de la decoloración). Aplica una mascarilla rica en proteínas y vitamina B5 un par de veces a la semana y déjala unos 20 minutos.

4. Desenreda tu cabello con cuidado y utiliza un peine de cerdas o fibras naturales, no metálicas, para protegerlo de roturas. Evita todo lo que puedas las tenacillas, la plancha y el secador. Resecaría aún más tu pelo. Además, el calor podría penetrar en la cutícula del pelo y terminar de dañar su composición.

Si quieres saber cuál es el mayor enemigo del cabello decolorado, regístrate en Madaísh y sigue leyendo.